3.- ¿Qué puedo hacer con mis sentimientos?  

Lo más importante es que seas honesto sobre lo que sientes. No niegues tu pena, o tus sentimientos de enojo y de culpa. Sólo examinando y haciendo las paces con tus sentimientos podrás resolverlos.

Tienes el derecho de sentir dolor y tristeza. Alguien amado ha muerto, y te sientes solo y desconsolado. Tienes derecho también a sentirte enojado o culpable.

Reconoce cuáles son tus sentimientos, y luego pregúntate cuáles son las circunstancias que los justifiquen.

Ignorar la pena no hará que se vaya. Exprésala. Llora, grita, golpea el piso, háblalo. Haz lo que más te ayude. No trates de evitar la pena no hablando sobre tu mascota; en su lugar, recuerda los buenos tiempos. Esto te ayudará a entender realmente lo que la pérdida de tu mascota significa para ti.

Algunos encuentran beneficioso el expresar sus sentimientos y memorias en forma de poemas, historias, o cartas a la mascota. Otras estrategias incluyen el modificar tu rutina de manera de llenar los huecos de tiempo en los que habrías estado pasando tiempo con tu mascota, preparando un homenaje como por ejemplo un collage de fotos, o simplemente hablando con otros sobre tu pérdida.